y eso del doctorado para que sirve??

Este artículo me ha parecido muy bueno en particular porque toca temas que tienen mucho que ver con nuestro país

El autor de Forestalia, lo relata muy bien y me pareció buena idea mostrárselos, así que ahí va:

 

 

Y eso del doctorado ¿para qué sirve?
Creo que a todos los que nos dedicamos a esto nos han hecho esta pregunta [sobre todo nuestros padres]. Y el caso es que no es fácil de responder. Hace años, sí. Hace años, doctorarse era una garantía de obtener un buen puesto en una Universidad, o en un Centro de Investigación. Pero, ¿hoy? Hoy la respuesta no está tan clara: el doctorado sirve para formarte como investigador, pero no garantiza que después lo puedas ser. Sirve para poder a optar a un puesto en la Universidad, pero desde luego la mayor parte no acaba allí. Sirve para… ¿Para qué sirve?
Eso es lo que se han preguntado en varios artículos que la revista Nature incluía en su número 472, publicado el pasado 21 de abril. ¿Cuál es la situación actual de los estudios de doctorado y su integración en el mercado laboral? Porque, afirman, empiezan a producirse demasiados doctores. Por supuesto, no en todos los países pasa lo mismo, y el artículo de Cyranoski et al. nos presenta varios casos:

Japón


Japón es quizá el ejemplo más claro de lo apuntado más arriba. En los años 90 el gobierno japonés desarrolló un programa para aumentar el número de postdocs hasta los 10.000 y aumentó el número anual de doctorandos en consonancia. Años después, y tras atravesar una fuerte crisis económica, ni la Universidad ni la empresa los quieren. La empresa prefiere jóvenes graduados a los que formar en la propia empresa. Y en la Universidad, directamente, no caben. Esto ha llevado a que la tasa de desempleo entre los doctores haya aumentando, contribuyendo a un desprestigio del doctorado y a una caída en el reclutamiento.

China

China es actualmente el mayor productor de doctores del mundo, con más de 50.000 al año. Sin embargo, se encuentran con el problema de la baja calidad de la formación. En los últimos años las Universidades chinas han proliferado como setas, pero no en todos los casos existen supervisores suficientemente preparados ni controles de calidad adecuados. Además, en su afán de producir más doctores, los estudios de doctorado se limitan a 3 años, lo cual tampoco ayuda a mejorar la calidad. En cualquier caso, ser doctor en China continúa siendo una buena opción: el boom en el desarrollo económico y académico del país hace que todos los doctores chinos encuentren buena colocación. El problema viene a la hora de competir por un puesto internacionalmente, ya que la baja calidad de su formación les perjudica. Sólo los mejores pueden optar a un puesto académico en el extranjero, y la mayoría de los que lo consiguen, no vuelve.
India
El caso de India es quizá el opuesto a China: la población y economía india han experimentado un crecimiento sin precedentes, pero el desarrollo del tejido investigador no le ha ido a la par. Hoy en día, India produce casi 5.000 doctores al año, pero tiene que “importar” otros tantos para cubrir las necesidades de su pujante y cada vez más tecnificada, industria. El gobierno ya se ha puesto manos a la obra y ha aumentado en un tercio el presupuesto destinado a educación superior e investigación, con el objetivo de formar 20.000 doctores al año para 2020. Sin embargo, mientras exista tanta demanda en la industria, hay pocos incentivos para seguir en la vida académica, ya que los salarios difícilmente pueden igualar a los de la empresa privada.
EEUU
Actualmente es el segundo país en producción de doctores, tras China, pero la Universidad no los puede absorber a todos. El porcentaje de investigadores que en los 6 años siguientes a obtener el doctorado conseguía una plaza fija en el mundo académico era en 1973 del 55%, y sólo el 2% seguía teniendo contratos temporales como postdocs y similares. En 2006, la situación se había invertido, y mientras sólo el 15% conseguía un puesto fijo (tenure) en la universidad, hasta el 21% permanecía aún con contratos temporales y becas de postdoctorado. La mayor parte de los doctores americanos acaba hoy en día en la empresa privada. Pero ésta no está preparada para absorber a tantos trabajadores altamente cualificados, con lo que aumenta cada vez más el porcentaje de doctores desarrollando cargos para los que están excesivamente formados. Como en Japón, esto ha llevado al descenso en el número de estudiantes que acceden al doctorado, pero la alta capacidad de atracción de estudiantes extranjeros ha compensado el descenso en el número de nacionales. Paradójicamente, los mensajes de la clase política siguen insistiendo a menudo en la carencia de doctores del país. El caso de EE.UU es similar al de Japón, pero quizá no ha llegado tan lejos en su declive. De hecho, un número cada vez mayor de docentes y expertos reclaman una reconversión de los estudios de doctorado para adaptarlos a las necesidades de la empresa privada.

Alemania

Esta reconversión ha sido la que ha realizado Alemania en los últimos 20 años. Es el mayor productor de doctores de Europa (con 25.000 al año), y además estas cifras se mantienen estables desde hace más de 15 años. Ante la constatación de que el porcentaje de doctores que se empleaban en la vida académica no paraba de descender, se incidió en la formación en aspectos transversales como la gestión y coordinación de equipos, aptitudes de presentación y redacción de informes… Actualmente, sólo el 6% de los doctores alemanes acaba trabajando en la Universidad. La elevada tecnificación de la industria alemana ha permitido, hasta el momento, la absorción sin problemas de la mayor parte de la producción anual de doctores.
¿Y España? ¿Cuál es la situación en España?

 


Un vistazo a los datos del INE nos muestra a primera vista que ser doctor en España es todavía un buen seguro para encontrar trabajo: el desempleo entre los doctores no alcanza el 4%, frente al 25% de los que han llegado hasta la Educación Secundaria o al 15% de los de Formación profesional. Respecto al salario medio, aunque es sensiblemente superior al de aquellos con estudios básicos, no es muy diferente del salario medio que puede obtener un licenciado. Sin embargo, estos datos pueden ser engañosos: en España, el 42% de los doctores se acaba dedicando a la investigación o docencia desde Universidades e Institutos, el 38% acaba desempeñando un cargo en las Administraciones Públicas, y sólo el 12% desarrolla su actividad en la empresa privada. Esto es indicativo de lo que ha ocurrido y de lo que nos puede deparar el futuro.

Las 74 Universidades españolas. De ellas, 32 se han creado en los  últimos 25 años

 

Tasa de desempleo (%) y salario medio (€/mes) en España en función del nivel de estudios. Fuente: INE, 1 Trimestre 2011

 

En los últimos 20 años España ha conocido un despegue económico sin precendetes, y el desarrollo universitario no le ha ido a la zaga. Desde 1984 se han creado 32 nuevas Universidades (hay en total 74) y numerosas facultades. Estos nuevos centros han ido formando nuevos doctores, que en muchos casos ocupaban las plazas vacantes de su propia universidad, en una endogamia que siempre sale a la luz como uno de los males endémicos de la Universidad Española. Pero la mayor parte de las Universidades tiene ahora mismo más profesores de los necesarios. La masificación de las aulas tan común en los años 80 y principios de los 90 ha pasado a la historia. Entre 1997 y 2008, y a pesar de que el número de alumnos bajó de 1.500.000 a 1.300.000, el número de profesores universitarios aumentó de 75.000 a más de 100.000. Esto nos da un ratio de 12-13 alumnos por profesor, una de los más bajos de Europa. Al mismo tiempo, la creación y desarrollo de las Comunidades Autónomas ha generado numerosos cargos públicos en los que muchos doctores han encontrado trabajo.

Pero actualmente el contexto es muy diferente, y nada alentador. Recortados los presupuestos públicos, con las universidades saturadas de profesorado y las Administraciones buscando reducir plantilla, el recién doctorado tiene pocas salidas. Si quiere dedicarse a la investigación, en muchos casos debe irse al extranjero, jaleado por un sistema que promueve que los doctores marchen fuera pero que se ha olvidado de hacerlos volver. Y los que vuelven o no marchan se ven condenados en muchos casos a la precariedad, a vagar de contrato postdoctoral en contrato postodoctoral a la espera de que salga una plaza que nunca llega.

Tampoco son más halagüeñas las expectativas de aquel que decide buscar fortuna en la empresa privada. Las grandes empresas sí cuentan con departamentos específicos de I+D, pero las PYMES (el 95% de las empresas españolas lo son) aún lo ven como un coste, no como una inversión. Además, existe un desconocimiento generalizado en la sociedad de lo que es un doctorando, se ve como una continuación de los estudios y los años empleados en la realización de la tesis no se valoran como experiencia profesional. Frecuentemente, los propios empresarios consideran que los doctores investigan cosas demasiado teóricas y que su lugar de trabajo natural debe ser la Universidad. No consiguen ver un valor añadido en la contratación de un doctor, y se le considera menos flexible que un licenciado, que normalmente ya reúne la formación suficiente para satisfacer las necesidades de la mayor parte de las empresas. Y si se busca algo mas específico, se prefiere el Master, por su formación más práctica. Y es que a los doctores se les sigue formando, aún a día de hoy, exclusivamente para la vida académica.

 

En definitiva, España corre riesgo de situarse en una posición como la de Estados Unidos: la Universidad produce más doctores de los que absorbe el mercado, y hay un superávit de personal altamente cualificado que no puede absorber el sistema nacional de investigación, por lo que muchos se ven obligados a buscar oportunidades en el extranjero. Sería tal vez necesario adecuar el número de doctorandos mediante el establecimiento de criterios de acceso más exigentes y fomentar la evaluación de la calidad. Y sobre todo, es necesaria la implicación de la empresa privada en el sistema nacional de investigación: mayor colaboración Universidad-Empresa, posibilitar la realización de tesis en empresas, potenciar el desarrollo de parques científico-tecnológicos y también, fomentar valores de emprendimiento y cultura empresarial entre los investigadores. Delo contrario, se seguirá hablando, cada vez más, de la fuga de cerebros.

La verdad es que no tengo más que felicitar al autor de el Blog Forestalia

Fuente original: http://ecoforestalia.blogspot.com/2011/05/y-eso-del-doctorado-para-que-sirve.html

Anuncios

2 comentarios sobre “y eso del doctorado para que sirve??

  1. Hola!

    Me alegro de que te haya gustado, fue sólo un intento de ver hacia dónde van los tiros, y esta claro que desde que lo escribí la cosa no ha ido precisamente a mejor…
    En fin, un saludo y gracias por enlazarme!

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s