Los clones de caballos proliferan, Nalbandián compró uno

Según la información Publicada en Cancha llena, que les transcribo abajo:

“Hace 27 días, La Nacion presentó al primer caballo clonado del país, un criollo. Hoy, el gran día de la clonación se dará en el polo: saldrá a remate una copia de Cuartetera, la mejor yegua del mejor jugador del mundo, Adolfo Cambiaso.

Sucederá a las 19, en el Tattersall del hipódromo de San Isidro, donde se dará la primera subasta de un clon en el país. El comprador elegirá entre las dos réplicas de Cuartetera, que la organización mostrará juntas para que los interesados comprueben su igualdad. Ambas tienen tres meses de edad: la “B001” (tal su denominación por ahora) nació el 30 de julio, y la “B002”, el 3 de agosto. El clon no adquirido quedará en poder de Cambiaso, que por primera vez abrirá su producción a remate.

Habrá en subasta, además, tres padrillos (uno, hijo de Cuartetera), 20 potrancas y cuatro vientres para futura fecundación por padrillo a elección. Pero la estrella será, claro, el clon de la yegua que el líder de La Dolfina califica de “lo mejor” que montó en su vida, premiada en Palermo 2009 como el mejor ejemplar. “Siempre uno tiene nervios en situaciones así, pero la novedad de los clones me incentiva. Soy el primero que venderá un clon en un remate, quizás en la historia, porque no sé si los hubo en EE.UU.”, comentó Cambiaso.

Adolfito recibió la propuesta de clonar equinos suyos de una empresa texana. Le resultó extraña, pero lo interesó. “Me parecía difícil de creer, pero pensé: «No pierdo nada». Yo pongo la sangre, y ellos, el trabajo”, explicó. Ahora comparte la propiedad de los clones con Crestview Genetics, el laboratorio estadounidense que duplicó a sus mejores animales. Además de los dos de Cuartetera, elaboró tres réplicas de Lapa y otras de Small Person, Colibrí y Aiken Cura. Estas copias no saldrán en venta.

El reloj marcaba las 23. El primer remate de Adolfo Cambiaso llevaba dos horas y media de desarrollo. Entonces se apagaron las luces del Tattersall de San Isidro, los reflectores comenzaron a buscar el escenario y empezó a sonar música de presentación grandilocuente. Y aparecieron ellas, las estrellas de la noche, con sus particulares nombres: B001 y B002. Una letra y tres números que dicen poco, pero que implican mucho: son los clones de Cuartetera, la súper yegua de Cambiaso. Una hora antes de la medianoche comenzó la puja, con un martillo que amenazaba con bajarse hasta que finalmente lo hizo. Casi media hora después, Antonio Bullrich, el martillero, cerraba la disputa por 800.000 dólares y nombraba a los compradores: “Ernesto Gutiérrez y David Nalbandian”. El primero es presidente de Aeropuertos Argentina 2000; el tenista cordobés saludó desde el fondo del salón cuando Bullrich pronunció su nombre.

La puja comenzó con 100.000 dólares, la primera cifra que se puso en juego. Fue subiendo hasta el medio millón. Se estancó por un rato el remate, hasta que volvió a impulsarse. La última oferta llegó a 700.000 dólares. En ese momento, después de una pausa, se abrió el sobre con la pretensión de Cambiaso, que era de 800.000 más. Finalmente, los ofertantes subieron 100.000 dólares y llegaron al monto pretendido.

Finalmente aclara Cambiaso:

Salvo leves diferencias, como una mancha, los rasgos físicos son idénticos. “Genéticamente son 100% iguales. Lo comprobamos con muestras de sangre y pelo”, confirmó Cambiaso. Ahora bien: ¿será similar el rendimiento deportivo? Es la gran pregunta, y el gran riesgo que tomará el adquirente. “Se comprará genética que para muchos es difícil de obtener. Después, depende de la hechura. Con un domador malo, la copia no llega a ningún lado. Cuartetera volvió a nacer, y hay que volver a hacerla”, analizó el polista. La hechura es el proceso por el cual un caballo se convierte en petiso de polo: doma, enseñanza, entrenamiento. Como todo atleta, se nace y luego se hace. “La hechura es muy importante. Si a los tres años se exige a fondo al animal puede tener problemas físicos, romperse. Con una mala organización, Cuartetera no es Cuartetera”, advierte Dolfi .

Cambiaso es a la vez criador y jugador. ¿Y si al clon lo compra Ellerstina, archirrival de La Dolfina? “Que lo compre. La idea es ser el primero en vender un clon y dar a cualquiera la posibilidad de comprar una Cuartetera. No me da miedo. Me prestigia como criador, aunque no me ayuda como jugador”, razonó.

Por ahora, clonar es costosísimo, y los protagonistas no revelan cifras. Habrá un precio de base en el remate de hoy, pero será a sobre cerrado. Tan ignoto e intrigante como el futuro de esta revolucionaria técnica reproductiva.

Fuentes: Aquí y en esta otra aquí

9 comentarios sobre “Los clones de caballos proliferan, Nalbandián compró uno

  1. Hola Gabriela, que tal, hacía tiempo que no me dajaba caer por aquí, soy un desastre.

    Y el tema del envejecimiento?? Envejecerá más deprisa o no tiene por qué?

    Yo personalmente creo que aunque clones el caballo tienen que darse muchas circustancias para que las cualidades del especimen clonado se reproduzcan exáctamente. Además en lo que a logros deportivos se refiere todo es más comlejo porque interviene el azar, la suerte.

    Como dijo G. G. Márquez, “la vida es una contínua sucesión de oportunidades…”, sólo (parace fácil) hay que estar ahí y después aprovecharlas.

    Un saludo

    Me gusta

    1. De verdad tanto tiempo como estás??. Coinicido con tu postura, ahora su rendimeinto depodrtivo depende de muchas cosas, por sobre todo de que no se lastime y que la entrenen bien, si lastimarla antes de tiempo.
      Cambiaso lo relata muy bien en una de las notas.
      NO creo que le pase lo que le pasó a Dolly, pero no sé que tipo de clonación hicieron, si fué de una célula ya madura, puede que viva menos pero si lo hiceron de una célula madre o sea poco diferenciada o de un embrío recién formado, en esos casos no.
      Saludos y gracias por pasar
      Gaby

      Me gusta

Los comentarios están cerrados.